Hoy viernes día 29 de noviembre de 2013 y el próximo lunes día 2 de diciembre se celebra el “Black Friday” y el “Cyber Monday” respectivamente, días en los que se incentiva el Comercio Electrónico. Fue en EEUU donde se iniciaron, y ya muchos países entre los que se encuentra España, cada vez más se unen y tratan de importarlo.
Esta iniciativa es seguida por algunas empresas (generalmente grandes almacenes) con el fin de incentivar al consumidor con atrayentes ofertas, promociones, e interesantes descuentos, en muchas de las Marcas conocidas por la sociedad, para realizar compras on-line a través de sus páginas web.
Uno de los grandes riesgos del Comercio Electrónico es el de la comercialización de productos con marcas falsificadas, ya que en los últimos tiempos, Internet, se ha convertido en el mayor canal de distribución de productos falsificados en muy diferentes sectores industriales entre los que podemos destacar; moda, cosmética, alimentación, informática, telefonía móvil, e incluso la industria farmacéutica, con los consiguientes perjuicios para la salud.
El riesgo estriba en la proliferación de algunas plataformas “virtuales”, o webs de venta on-line, en las que se anuncian grandes descuentos de prestigiosas marcas en las que introducen las falsificaciones, especialmente en determinadas épocas del año, que una vez consiguen sus objetivos, algunas de ellas incluso desaparecen, no dejando rastro de las organizaciones criminales perfectamente estructuradas que hay detrás. En este sentido se está trabajando a nivel europeo y mundial diseñando políticas coordinadas para lograr una lucha eficaz contra todos aquellos que vulneren derechos de Propiedad Industrial, comercializando con falsificaciones y fomentando la piratería mundial.
Toda venta on-line consiste en una transacción electrónica directa donde no hay controles ni inspecciones sobre el producto, por lo que el consumidor debe tomar medidas de precaución frente a los descuentos, comprobando bien el producto, consultando comentarios y críticas de otros consumidores, y a ser posible comprobar el origen de envío entre otras, y procurar siempre no comprar fuera de las webs oficiales.
Desde Alvamark queremos lanzar el mensaje de que la lucha contra la piratería y la falsificación va en beneficio de la economía del país, ya que no sólo protege a las empresas que han invertido creando empleo, y en I+D+i, sino a la sociedad en general, y muy especialmente a los consumidores, siendo los que en muchas ocasiones tienen problemas a la hora de identificar los productos falsificados, y sufren las consecuencias finales de ello.